Si estuviéramos realmente despiertos, atentos, podríamos saborear en su plenitud cada segundo y apreciar la inmensa cantidad de matices y armónicos que puede contener una medida de tiempo tan .. ¿pequeña?. Sin embargo, desde que cambia la luz del semáforo y echamos a andar, transcurre alguna fracción de segundo, nunca ocurre a la vez salvo por casualidad al propiciar voluntariamente una anticipación premonitoria (la velocidad a la que viajan los impulsos nerviosos, es finita, por lo que también lo es la distancia que pueden recorrer estos impulsos en un tiempo determinado).

El cangrejo sabe que muchos segundos, aparentemente se repiten, que no son más que pequeñas ranuras de consciencia o inconsciencia concatenadas sin remedio y sin fisura aparente en nuestra percepción analógica del transcurrir del tiempo. Pero sabe también que cada momento es único, que ningún momento que recuerde o ningún momento que quiera imaginar, sencillamente es «este». Nunca.  Sólo un segundo, puede contener una salvación, un campo de flores, una melodía completa, un arco iris infinito. El sueño del cangrejo, es único, cabe también en un segundo, y muchos de esos segundos, deparan otro sueño. Distinto.

Blog Literario - Lucas JM - Sólo un segundo - el sueño del cangrejo - Youbeart

Sólo un segundo – el sueño del cangrejo

Entre o salga

no puedo dejar de respirar, de brillar,
evitar mi sueño y a la vez,
mientras siento el viento o las olas azotar mi rostro,
puedo sonreír, o llorar.
Me borrará la sonrisa o
me arrancará mis lágrimas y se secarán
antes de poder hablar, y pensar,
antes de que vuelva a mirar atrás.
Y después de oírlo cantar y silbar,
la luz que me da la vida se tornará más pálida,
hasta enfermar.

Intentaré entonces

recordar, imaginar,
hacer como que no queda nadie a mi lado,
saborear esta herida, soñar,
y cien mil estrellas se habrán apagado,
y aunque sólo pueda mirar, observar,
notaré que me han arrancado algo, lo creeré.
Contemplaré mi cuerpo vacío,
algo que no es posible tocar, ni rozar.

Y de nuevo,

mi pecho ahogado, abrasado,
ardiendo en su propio veneno, se abrirá,
sentiré mi corazón latir, palpitar,
sentiré que ha llovido en mi vida,
sentiré que ha pasado, tan sólo,
un segundo más

«Sólo un segundo» – el sueño del cangrejo
– Lucas JM

 

Medimos el paso del tiempo, no el tiempo ….

Nos falta siempre tiempo, pero,
¿Eres consciente de cuantas cosas se puedes hacer sumando todos esos segundos que tantas veces desperdiciamos?
¿Eres capaz de apreciar cambios internos o externos en un sólo segundo?
¿Te das cuenta de cuan relativa es la medida de un segundo?

 

Blog Literario Lucas JM

ig: @saculbitacora 
tw:  @saculBitacora
lucasjimenez@youbeart.com
https://www.facebook.com/saculbitacora
https://www.facebook.com/SaculJM

 
Lucas JM Relatos

6 Replies to “Sólo un segundo – el sueño del cangrejo”

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *